COFIB

La cervesa pot ajudar a millorar la salut cardiovascular

 

 

Según el estudio “Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular”, presentado hoy en Palma de Mallorca

La cerveza tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios que pueden mejorar la salud cardiovascular

 

  • La investigación ha sido publicada en las revistas internacionales Atherosclerosis[i] y Nutrition Metabolism and Cardiovascular Disease[ii]

 

  • La ingesta moderada de cerveza durante las principales comidas protege el sistema cardiovascular en mayor medida que otras bebidas con contenido alcohólico, por sus compuestos polifenólicos

 

  • El consumo moderado de cerveza no altera el peso ni el índice de masa corporal, según el estudio

 

Palma, 30 de septiembre de 2015. El consumo moderado y regular de cerveza, en las comidas principales, podría ejercer un efecto protector en la aparición y progresión de la aterosclerosis, así como sobre distintos factores de riesgo cardiovascular, especialmente en la población con riesgo cardiovascular moderado-alto. Así lo concluye el estudio “Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular” dirigido por el Dr. Ramón Estruch, consultor senior del Hospital Clínic de Barcelona. El estudio está publicado en las revistas de referencia internacional Atherosclerosis y Nutrition Metabolism and Cardiovascular Disease y ha sido presentado hoy en Palma de Mallorca por el Dr. Estruch y por el Prof. Dr.  Jesús Román, Profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de Alimentación (SEDCA).

 

La investigación estudió a un colectivo de pacientes con elevado riesgo cardiovascular de entre 55 y 80 años de edad, a los que se les suministró durante 28 días una bebida destilada sin polifenoles, cerveza tradicional y cerveza sin alcohol, respectivamente, sin sobrepasar el consumo moderado. Así, se observó que los marcadores inflamatorios y la estabilidad de la placa de ateroma (cúmulo de grasa en la arteria) relacionados con la enfermedad cardiovascular se vieron reducidos tras la ingesta moderada de cerveza.Por tanto, la cerveza, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol y tomada moderadamente durante las principales comidas, protege el sistema cardiovascular en mayor medida que otras bebidas con contenido alcohólico, debido a los polifenoles que contiene. Además, diversas investigaciones nacionales e internaciones atribuyen a los componentes no alcohólicos de la cerveza beneficios en la salud por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorios”, ha explicado el Dr. Estruch.

Por otra parte, la composición corporal no se vio afectada tras el consumo moderado de cerveza. Así, el peso, el índice de masa corporal o la relación cintura-cadera no se vieron alterados tras la ingesta moderada de cerveza.

 

Por su parte, el Prof. Dr. Jesús Román ha recordado, además, que la cerveza es una bebida compuesta en un 90% aproximadamente por agua y que no es la culpable de la obesidad. Una caña tradicional, de unos 200 mL., contiene alrededor de 90 Kcal., y en su variedad sin alcohol el aporte calórico de reduce a 35 Kcal. El Dr. Román ha afirmado que “consumir una cerveza diaria supone un porcentaje muy pequeño de la ingesta calórica diaria recomendada, que es de 2.000 Kcal. para las mujeres y 2.500 Kcal. para los hombres”.

 

La investigación también ha concluido que la presión arterial sistólica se vio reducida tras el consumo moderado de cerveza, especialmente en el caso de la cerveza sin alcohol. Además, otras variables aumentaron como el HDL (colesterol bueno), así como la concentración sanguínea de células progenitores endoteliales, lo que implica un incremento de la capacidad de regeneración del endotelio. “Cabe resaltar también que tras el consumo diario durante cuatro semanas de cerveza tradicional y sin alcohol, se halló isoxanthohumol (compuesto polifenólico antioxidante) en las orinas de los participantes que habían consumido estas bebidas, pero no en las personas que habían tomado la bebida destilada”, ha constatado el Dr. Ramón Estruch.

El Dr. Ramón Estruch ha afirmado que “la cerveza es una bebida fermentada, elaborada a partir de ingredientes naturales que contiene vitaminas y minerales, además de ser fuente de compuestos bioactivos como los polifenoles. El consumo de alimentos ricos en este tipo de compuestos podría ayudar a disminuir enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o diabetes. Así, el consumo moderado de bebidas fermentadas podría ser una opción saludable para acompañar a las comidas”.

 

Consumo moderado de bebidas fermentadas y salud cardiovascular

 

Numerosas investigaciones han respaldado el papel de los hábitos alimentarios en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares, que continúan siendo la principal causa de muerte en España[iii] . Así, se ha observado que una dieta rica en frutas y verduras y baja en grasas saturadas tiene efectos positivos sobre la presión arterial, el perfil lipídico y las funciones endotelial y plaquetaria.

Además, existe literatura científica que relaciona el consumo moderado de alcohol con un efecto protector a nivel cardiovascular, e incluso sobre la mortalidad cardiovascular y por cualquier causa[iv]. En este sentido, aunque el consumo moderado de alcohol en general se relacione con efectos positivos a nivel cardiovascular, no todas las bebidas tienen la misma composición, ni por tanto, el mismo efecto. Así, las bebidas fermentadas, poseen además de alcohol y agua, componentes bioactivos, vitaminas y minerales, que les aportan una serie de beneficios adicionales en la salud cardiovascular.

Otras investigaciones como un estudio elaborado por la Prof. Lina Badimon, Directora del ICCC-CSIC[v] ha demostrado que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, favorece los procesos de reparación del corazón dañado, gracias a los nutrientes que contiene derivados de sus ingredientes naturales (agua, cebada malteada y lúpulo), entre los que destacan las vitaminas del grupo B (especialmente el ácido fólico), la fibra, los minerales (silicio, potasio, magnesio y poco sodio), así como el xanthohumol, uno de los polifenoles (antioxidantes naturales) más característicos de la cerveza, que se relaciona con efectos protectores en la salud cardiovascular.

 

Por su parte, el estudio “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular”[vi], dirigido también por el Dr. Ramón Estruch y enmarcado en la investigación “Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED)”, concluyó que las personas que consumían cerveza habitualmente de forma moderada presentaban una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como unas cifras mayores de HDL o colesterol bueno y menores de LDL o colesterol malo.

 

Centro de Información Cerveza y Salud

Desde su fundación en 1998, el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), entidad de carácter científico que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, ha querido dar respuesta a la demanda informativa existente en nuestro país en torno a esta bebida apoyando todas aquellas iniciativas relacionadas con su investigación y proporcionando a los profesionales sanitarios y la sociedad información objetiva y contrastada, bajo la supervisión de los profesionales de la medicina, la dietética y la nutrición que conforman el Comité Científico de esta entidad.

 

[i] The non-alcoholic fraction of beer increases stromal cell derived factor 1 and the number of circulating endothelial progenitor cells in high cardiovascular risk subjects: a randomized clinical trial. Chiva-Blanch G., Condines X, Magraner E, Roth I, Valderas-Martínez P, Arranz S, Casas R, Martínez-Huélamo M, Vallverdú-Queralt A, Quifer-Rada P, Lamuela-Raventos RM, Estruch R. Atheroesclerosis. 2014. Apr; 233(2):518-24

[ii] Effects of alcohol and polyphenols from beer on atherosclerotic biomarkers in high cardiovascular risk men: A randomized feeding trial

Chiva-Blanch G, Magraner E, Codines X, Valderas-Martínez P, Roth I, Arranz S, Casas R. Navarro M, Hervas A, Sisó A, Martínez-Huélamo M, Vallverdú-Queralt A, Quifer-Rada P, Lamuela-Raventos RM, Estruch E. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2015 Jan; 25(1):36-45.

[iii] 2009, Infome anual. Sistema Nacional de Salud. Ministerio Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

[iv] Grønbaek M, Becker U, Johansen D, et al. (2000). Type of alcohol consumed and mortality from all causes, coronary heart disease, and cancer. Ann Intern Med. 133:411-9.

[v] Vilahur G1, Casani L, Guerra JM, Badimon L.. “Intake of fermented beverages protect against acute myocardial injury: Target organ cardiac effects and vasculoprotective effects” Basic Res Cardiol. 2012 Sep;107(5):291. doi: 10.1007/s00395-012-0291-3. Epub 2012 Aug 10.

[vi] 2010, Estruch,R. “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular”.

Articles de 2015